Concierto benéfico del CEI a favor de Aldeas Infantiles en Vigo (16 marzo, Teatro Afundación, 20 h) y actuación en Santiago (sábado 17, 21 h)

Martes, 13 Marzo, 2018

La Orquesta de la EAEM ofrece el viernes 16 de marzo un concierto benéfico en Vigo a favor de Aldeas Infantiles SOS Galicia, de ayuda a la infancia. La cita será en el Teatro Afundación de la ciudad, a las 20:00 horas. El concierto se repetirá el sábado en Santiago, en el Auditorio de la Escuela, a las 21:00 horas, donde las entradas serán gratuitas hasta completar el aforo.

 

Las entradas de la actuación de Vigo pueden adquirirse de manera anticipada en las sedes de Afundación en Vigo, Ourense, Santiago de Compostela y A Coruña. El día del concierto estarán a disposición del público, desde una hora y media antes del inicio del mismo, en la taquilla del Teatro Afundación de Vigo.

 

La Orquesta de la Escuela de Altos Estudios Musicales está integrada por alumnos del Curso de Especialización Instrumental del centro, que tocan el violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, oboe, clarinete, fagot, trompa, trompeta, trombón y la percusión. Se sumarán además alumnos invitados de diferentes conservatorios de Galicia.

 

La cita musical tendrá una duración aproximada de una hora. La batuta la llevará el maestro compostelano Maximino Zumalave, director asociado de la Escuela de Altos Estudios Musicales y de la Real Filharmonía de Galicia.

 

Los jóvenes músicos comenzarán con la interpretación de la Sinfonía nº 104 “Londres” del compositor austríaco Franz Joseph Haydn (1732-1809), uno de los máximos representantes del período clásico y conocido como “el padre de la sinfonía” por su aportación al género. Ésta es su última sinfonía y la última de las doce conocidas como “Sinfonías de Londres”, que el autor compuso para el público londinense.

 

A continuación los asistentes tendrán la oportunidad de escuchar la Sinfonía “Inacaba” del también austríaco Franz Schubert (1797-1828), considerado el introductor del romanticismo musical. Esta obra fue descubierta varios años después de la muerte del compositor. El nombre de Inacabada se debe a que sólo consta de dos movimientos, aunque nada demuestra que Schubert hubiera pensado hacer el resto, con lo que la obra podría estar completa. Muchos opinan que la abandonó al enterarse de que padecía sífilis.

Documentos relacionados: